Datos que quizá no hayas escuchado sobre tu voz

¿Sabias que tu voz es única? De acuerdo a una investigación llevada a cabo por el programa de ciencia de la BBC The Curious Cases of Rutherford & Fry se han descubierto varios datos que seguro te sorprenderán.

Si te gusta cantar, tararear o simplemente eres un charlatán querrás saber mucho más acerca de este maravilloso instrumento que es la voz.

De dónde proviene la voz

La voz se origina por el efecto que supone la corriente de aire procedente de los pulmones. Esta columna de aire golpea dos pedazos de tejido, llamados cuerdas vocales, vibran de un lado a otro a medida que pasa el aire, produciendo un extraño zumbido y rompe la resistencia que estas crean a ese paso de aire.

Luego, la manipulación del resto de tus “articuladores” (labios, mandíbula, lengua y paladar blando en la parte posterior de la garganta) es lo que forma la voz.

Tienes tu acento desde que naciste

Empezamos a captar los acentos desde que estamos en el vientre, así que si no te gusta tu voz puedes echarle la culpa a tus padres.

La investigación llevada a cabo con bebés alemanes y franceses descubrió que los gritos de estos recién nacidos imitaban la entonación de su idioma nativo, por lo que es posible diferenciar de qué país era cada bebé por la forma en que lloraban.

Por qué la voz se vuelve más grave

Las voces de los hombres se vuelven más graves durante la adolescencia. La laringe masculina desciende dentro de la garganta y comienza a sobresalir. Esto es lo que se conoce como nuez o manzana de Adán.

La distancia entre la laringe y la boca, conocida como el tracto vocal, se hace más larga. Un tubo más largo produce una nota más baja, y esto es lo que hace que las voces de los hombres se vuelven más profundas.

Algo similar pasa con las mujeres durante la menopausia, por lo que el tono de sus voces puede volverse más grave también.

Imitando otras voces

Cuanto más te guste alguien, más ajustarás tu voz para sonar igual que él o ella.

Si a un hombre le gusta una mujer, es probable que su tono de voz se vuelva más agudo cuando habla con dicha persona.

La voz cambia con el tiempo

A medida que envejeces, tus cuerdas vocales se vuelven más flojas y el aire se filtra cuando hablas, dando a tu voz un sonido más entrecortado. 

Eso también significa que te costará hablar durante mucho tiempo sin quedarte sin aliento. 

Además el tono de tu voz puede volverse más agudo en la vejez, ya que tus músculos vocales se debilitan.

Siempre sonarás más joven de lo que pareces

La buena noticia es que tu voz envejecerá más lentamente que el resto de tu cuerpo. 

Si intentas adivinar la edad de alguien a partir de su voz, normalmente pensarás que dicha persona es más joven de lo que realmente es.

¡No te preocupes: tu voz será lo último en envejecer!

Cómo mantener en forma tu voz

Al igual que ocurre con el resto de tu cuerpo, necesitas ejercitar los músculos de tu voz para mantenerlos en buen estado a medida que envejeces.

Intenta este ejercicio vocal para estirar las cuerdas vocales y mantenerlas en óptimas condiciones (aunque tal vez no en público):

  • Elige una palabra y estírala lo más que puedas: la idea es pronunciarla como si fuera una sola sílaba.
  • A continuación pronuncia esta palabra en un tono de voz agudo
  • Sigue diciéndola mientras tu tono de vozdesciende gradualmente
  • Intenta pronunciar la palabra lo más grave que puedas y durante el mayor tiempo posible
  • Al final del ejercicio deberías estar casi sin aliento
  • Repite el ejercicio

O si no, también podrías unirte a un coro. Mantendrás tu voz en forma y te divertirás mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías